ESTUDIO DE LA CAPACIDAD INTELECTUAL (TEST DE MATRICES PROGRESIVAS DE RAVEN)
El objetivo de este estudio fue determinar la capacidad intelectual (CI) de una
Tests Psicológicos Psicodiagnóstico
Anónimo Viernes 3 de Agosto del año 2007 / 23:49

Revista de Psicología General y Aplicada, 2000; 53 (1):5-30.

ESTUDIO DE LA CAPACIDAD INTELECTUAL (TEST DE MATRICES PROGRESIVAS DE RAVEN) EN ESCOLARES CHILENOS DE 5 A 18 AÑOS. I. ANTECEDENTES GENERALES, NORMAS Y RECOMENDACIONES 1,2

Rodolfo Ivanovic Marincovich, Hernán Forno Sparosvich, 
María Cristina Durán Santana, Julia Hazbún Game, Carmen Castro Gomez y Daniza Ivanovic Marincovich

Universidad de Chile. Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA).

  • Financiado en parte mediante Grant 1167/1984 y 0818/1988 del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT) y Grant S 2169-9044 del Departamento Técnico de Investigación (D.T.I.) de la Universidad de Chile

  • Presentado en el II Congreso de Investigadores Sociales y Médico-Sociales sobre Juventud Chilena. 13-16 Mayo 1992. Santiago, Chile.

inta8@abello.dic.uchile.cl



RESUMEN

El objetivo de este estudio fue determinar la capacidad intelectual (CI) de una muestra representativa de 4.258 escolares de la Región Metropolitana de Chile, por medio del Test de Matrices Progresivas de Raven, con el objeto de confrontar los baremos obtenidos, con aquéllos establecidos por Raven. La validez del test se evaluó mediante su asociación con el test de Goodenough y con el rendimiento escolar (RE) y, la confiabilidad, mediante test-retest. El estudio en terreno se efectuó durante el período 1986-1987 y el retest, en 1989. Los resultados mostraron que la CI se distribuyó normalmente en la muestra, ya que el 6.4% y 6.8% registró una CI superior e intelectualmente deficiente, respectivamente; 21.4% y 20.6% , inferior y superior al promedio, respectivamente y 44.5%, normal. Los baremos obtenidos para los escolares de la Región Metropolitana de Chile, tanto para la escala especial como general, son similares a los estándares de Raven y a los obtenidos para niños de otros países. En relación a la validez del test, se constató una correlación positiva con el test de Goodenough (r= 0.202 p< 0.0001) y con el RE, la cual se incrementó con la edad, desde 0.445 (p< 0.0001) en escolares de I año básico, a 0.602 (p< 0.0001), en los escolares que egresan de IV año medio; por otra parte, se encontró un alto riesgo relativo, aproximadamente 8.0, entre la CI y el RE. Con respecto a la confiabilidad del test, la mayor parte de la muestra (76.3%), conservó o elevó su percentil. Los resultados confirman que el Test de Matrices Progresivas de Raven puede ser utilizado en educación, con el objeto de conocer la CI de los escolares, considerando que en Chile, pocas investigaciones se han efectuado sobre estos aspectos.

PALABRAS CLAVE: Test de Inteligencia, Educación, Escolares, Medición educacional, Aprendizaje

ABSTRACT:

The objective of this study was to determine the intellectual ability (IA) of a representative sample of 4,258 school children from Chile's Metropolitan Region, by means of Raven Progressive Matrices Test and so, to compare the norms for each scale (special and general), referring to Chilean school children with Raven standards. Test validity was assessed through the association with Goodenough Test and with educational achievement (EA). On the other hand, test reliability was evaluated by test-retest. The field study was carried out during 1986-1987 and retest was in 1989. Results showed that IA presents a normal distribution, since 6.4% and 6.8% registered a superior and defective IA, respectively; 21.4% and 20.6% were below and above average and 44.5% was normal. The norm obtained for school children from Chile's Metropolitan Region for both, special and general scales, are similar to those reported by Raven and for children from other countries. As regards to test validity a positive and significant correlation (r = 0.202, p < 0.0001) was found with Goodenough Test; nevertheless the correlation with EA increased with age, ranging from 0.445 (p < 0.0001) in elementary first grade to 0.602 (p< 0.0001) in high fourth grade; moreover, the relative risk between both variables was very high, aproximately 8.0. With respect to test reliability, results revealed that most part of the sample (76.3%) conserved or raised their percentil. Results confirm that Raven Progressive Matrices Test can be very useful to education to know the school-age children's IA considering that in Chile, very few research has been carried out on the matter.

KEY WORDS: Intelligence Tests, Education, Students, Educational Measurements, Learning.


I. INTRODUCCIÓN

Como es sabido, el Test de Matrices Progresivas de Raven posee varias características que lo hacen un instrumento de evaluación psicométrica particularmente útil en la investigación médica-educacional. En primer lugar, es uno de los llamados test factoriales de la inteligencia (mide el factor G), es sencillo en su aplicación y evaluación; en tal sentido no requiere preparación especial o experiencia previa; es no verbal - no manual, aplicándose, por tanto, a todo sujeto, cualquiera que sea su edad, educación, idioma, aptitud verbal y estado o aptitud motrices. Por otra parte, es económico, se administra o autoadministra en forma individual o colectiva, siendo, además, independiente del factor cultural (Raven, 1957a,b). Por las características mencionadas es habitualmente utilizado en exámenes para selección de alumnos, para formar grupos de capacidad intelectual homogénea y en la detección de los infradotados.

Asimismo, es empleado para realizar un diagnóstico rápido de la capacidad intelectual y de las fallas perceptuales o reflexivas. Más aún, su aplicación ha sido recomendada especialmente para estudios en población escolar, con el fin de determinar las interrelaciones entre el ambiente, nutrición y desarrollo mental (Pollitt 1983, 1984). Es así como el Test de Matrices Progresivas de Raven ha sido aplicado en estudios en tal sentido, en investigaciones efectuadas tanto en Chile como en el extranjero (Moya, 1958; Stoch y Smythe, 1963; Valiente 1970, Sumatri, 1977; Buitrón, 1986; Ivanovic y cols, 1989; Durán, 1989).

No obstante lo anteriormente expuesto, el Test de Matrices Progresivas de Raven busca medir el factor general, proporcionando información directa de la magnitud individual de algunas funciones cognoscitivas como la observación y el razonamiento y una cierta evaluación de casi todas ellas (la medida de la capacidad intelectual general), lo que corresponde a un denominador común de la totalidad de las operaciones de la inteligencia. De esta forma, establecer la magnitud de G en un determinado individuo, tal como lo efectúa el Test de Raven, implica establecer su capacidad intelectual general, lo que no involucra una medición completa de ninguna operación intelectual particular (Raven, 1957b). Por lo tanto, el Test de Matrices Progresivas de Raven es una buena prueba para efectuar una primera orientación, en loque respecta a conocer la capacidad intelectual de grandes grupos de sujetos, el cual cuando las circunstancias lo requieran, puede complementarse con otras pruebas más específicas, para efectuar un diagnóstico más profundo.

En relación al Test de Matrices Progresivas de Raven, debemos señalar que en Chile, no existe una norma, ya sea para la Escala Especial o General. De allí es que el objetivo de este trabajo fue determinar la capacidad intelectual mediante el Test de Matrices Progresivas de Raven en escolares de la Región Metropolitana de Chile y comparar la norma encontrada con aquélla obtenida para niños de otros países.

II. MATERIAL Y MÉTODO

Selección de la muestra

El universo en estudio está representado por 523.158 escolares y comprendió a todos los niños que cursaban I, II, IV, VI y VIII Año de Educación Básica y I y IV Año de Educación Media en la Región Metropolitana de Chile en 1986. Los niños provenían de Colegios Municipalizados, Particulares Subvencionados y Particulares No Subvencionados, de áreas urbanas y rurales. El plan de muestreo fue diseñado para extraer, aproximadamente, el 1.0% de la población escolar en estudio. La muestra representativa, proporcional, y estratificada por etapas múltiples, quedó estructurada en base a 4.509 escolares y se seleccionó en forma aleatoria, estratificándose de acuerdo al curso, sexo, tipo de colegio y área geográfica; así, para cada estrato, el tamaño de la muestra guardó relación con la proporción de éste en la población. La muestra fue calculada con un 95.0% de confiabilidad y con un 5.0% de error. La edad de los escolares fluctuó entre 5 años 6 meses y 22 años 1 mes. Es necesario señalar que de los 4.509 escolares seleccionados en la muestra, se logró medir la Capacidad Intelectual en 4.258 (0.8% del total del universo en estudio). La distribución de la muestra estudiada según edad se indica en la Tabla 1. Al respecto en relación al sexo la distribución fue aproximadamente en la proporción 1:1.  

TABLA 1: Distribución de la Muestra de Escolares de Educación Básica y Media Según Edad y Escala de Aplicación del Test de Matrices Progresivas de Raven. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.


La presente investigación es parte de un estudio mayor, cuya finalidad es cuantificar el impacto de la situación alimentaria y nutricional del educando en el rendimiento y deserción escolar, en el marco de un contexto multicausal y multifactorial. El estudio en terreno se realizó durante el período 1986-1987 en 13 establecimientos educacionales pertenecientes a 8 comunas de la Región Metropolitana de Chile. Esta muestra es representativa del 38.0% de la población escolar chilena de los cursos encuestados, dado que la Región Metropolitana de Chile agrupa dicho porcentaje.  La investigación se realizó de acuerdo a las Normas del Comité de Etica del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile y con su aprobación.

Capacidad Intelectual

La capacidad intelectual se determinó mediante el Test de Matrices Progresivas de Raven, forma cuaderno, utilizando la Escala Especial para los niños cuyas edades fluctuaban entre 5.5 y 11.0 años, y la Escala General para aquellos niños que tenían una edad superior a 11.0 años (Raven 1957a,b). En la Tabla 1 se puede observar que un grupo de escolares que tenían entre 10.0 y 11.5 años de edad respondieron la Escala General, hecho que se debió a que los escolares no calcularon bien su edad en el momento previo al desarrollo del Test, problema que se produce especialmente a nivel de VI Año Básico. No obstante al administrárseles la Escala Especial, el percentil que les correspondió fue el mismo que en la Escala General. El Test de Matrices Progresivas de Raven, que pertenece al grupo de los denominados Test Factoriales, es gráfico (no verbal)) y se utiliza para determinar en forma rápida la capacidad intelectual (habilidad mental general, denominador común de la totalidad de las operaciones de la inteligencia). Se sostiene que es una prueba digna de atención, debido a que sobre ella no influye la cultura; siendo adecuada para poblaciones de sociedades pre-industrializadas (Raven, 1957a,b; Stoch y Smythe, 1963; Pollitt, 1983).

Test de Matrices Progresivas de Raven

A) Escala Especial:

La Escala Especial, forma cuaderno, está constituida por 36 problemas que se presentan en igual número de dibujos coloreados en forma incompleta. Al pie de cada uno de ellos se hallan 6 dibujos pequeños, de los cuales sólo uno sirve para completar correctamente el dibujo incompleto. Las 36 láminas están distribuidas en 3 series de 12 dibujos cada una, designadas series A, Ab y B. Los problemas están ordenados en complejidad creciente siendo, en consecuencia, el A1 el más fácil y el B12 el más difícil. Los problemas de las series A, Ab y B constituyen una prueba de percepción estructurada y de educción de relaciones. Las funciones que principalmente se examinan son: percepción de tamaños, percepción de la orientación en el espacio, en una dirección y en dos direcciones simultáneamente, aprehensión de figuras discretas specialmente relacionadas con un todo (Series A y Ab, 5 a 7 años), análisis de un todo en sus componentes, capacidad de concebir figuras correlativas, educción de correlaciones (Serie B, 8 años). La Escala Especial se aplicó a todos los escolares cuyas edades fluctuaron entre 5.5 y 11.5 años, como se mencionó anteriormente. La prueba fue administrada por los autores en forma colectiva, en la sala de clases, dentro del horarioescolar, siguiendo estrictamente las instrucciones del autor (Raven, 1957a).

B) Escala General:

La Escala General se aplicó a todos los escolares mayores de 11 años. Consta de 60 problemas que se presentan en blanco y negro, distribuidos en 5 series, A, B, C, D y E, cada una de las cuales consta, a su vez, de 12 problemas, ordenados en grado creciente de dificultad. La Escala General se aplicó bajo las mismas condiciones de la Escala Especial.

Los puntajes obtenidos en ambas escalas se estimaron según una escala percentilar, procedimiento que permitió establecer el rango que por su capacidad intelectual ocupó el escolar, para lo cual, previamente, se elaboró, para cada escala, el baremo correspondiente a la distribución de la muestra en percentiles. De este modo, se clasificó a los escolares con un índice ordinal, según su puntaje en relación a su edad, como pertenecientes a uno de los siguientes rangos de capacidad intelectual:

Rango I

Intelectualmente superior: si su puntaje es ³al percentil 95 para los sujetos de su edad.

Rango II

Definidamente superior al término medio: si su puntaje cae entre los percentiles ³ 75 y < 95.

Rango III

Intelectualmente término medio: si su puntaje cae entre los percentiles > 25 y < 75.

Rango IV

Decididamente inferior al término medio: si su puntaje cae entre los percentiles > 5 y £ 25.

Rango V

Intelectualmente deficiente: si su puntaje es £ al percentil 5 de su mismo grupo de edad.

En aquellos escolares mayores a 18.5 años, que estaban muy poco representados en la muestra, su capacidad intelectual se estimó a partir de la norma establecida por Raven 1957b, ya que el bajo número de casos impidió establecer el baremo correspondiente para este grupo etáreo, como para los superiores.

Validez y Confiabilidad

La validez del Test de Matrices Progresivas de Raven  se determinó mediante la contrastación de los resultados con los obtenidos en el Test de Goodenough y en el rendimiento escolar, de acuerdo a los siguientes procedimientos:

 a)Determinación de la capacidad intelectual mediante el Test de la Figura Humana de Goodenough.

Con el objeto de probar la validez del Test de Matrices Progresivas de Raven, se determinó la capacidad intelectual mediante el Test de la Figura Humana de Goodenough. Para tal efecto, el Test de Goodenough se administró simultáneamente al Test de Matrices Progresivas de Raven, de acuerdo a las normas señaladas por el autor (Goodenough, 1926).

 b)Medición del Rendimiento Escolar.

El rendimiento escolar se evaluó mediante pruebas de castellano y matemáticas, confeccionadas en base a los programas oficiales de estudio del Ministerio de Educación de Chile (Chile, Ministerio de Educación 1980, 1982), para cada uno de los cursos estudiados y con los resultados en la Prueba de Aptitud Académica (PAA), PAA verbal y PAA matemática en los alumnos que egresaban de IV Medio. El rendimiento escolar se expresó como porcentaje de logro de los objetivos.

La confiabilidad del Test de Matrices Progresivas de Raven se determinó mediante un retest efectuado en los escolares del área rural de la Región Metropolitana de Chile el año 1989 y que fueron encuestados el año 1986-1987, conjuntamente con toda la muestra. Se eligió el área rural, por corresponder a un área cuyos escolares presentaron serios problemas socioculturales, socioeconómicos, psicológicos, educacionales y nutricionales, la cual en los últimos años ha comenzado a sufrir un proceso de urbanización creciente (Ivanovic e Ivanovic, 1990; Ivanovic y cols. 1990; Durán 1989; Hazbún 1990).

Análisis Estadístico

El análisis estadístico de los datos incluyó análisis de varianza, Test de Scheffe para comparación de medias y correlación (Guilford y Fruchter, 1984). El método del enfoque de riesgo propuesto por OPS/OMS (OPS/OMS, 1986), se utilizó para poner en evidencia la validez del Test de Matrices Progresivas de Raven y así cuantificar el impacto de la capacidad intelectual en el rendimiento escolar. Los datos fueron procesados mediante el sistema computacional Statistical Analysis System (SAS, 1983).

III. RESULTADOS

La figura 1 representa la distribución de la muestra total, en relación al rango de capacidad intelectual, según el Test de Matrices Progresivas de Raven. Se observa una distribución normal de la muestra, ya que 6.4% y 6.8% presentaron una capacidad intelectual deficiente y superior, respectivamente, 21.4% y 20.6% registraron una capacidad intelectual inferior y superior al término medio, respectivamente y 44.5% se ubicó en el Rango III, término medio. Esta distribución normal se observó en ambas escalas y para cada uno de los grupos etáreos estudiados aunque con mínimas variaciones. La distribución obtenida aplicando el baremo obtenido por Raven en Inglaterra (Raven, 1957a,b) fue similar, registrándose una correlación de 0.88 entre la aplicación del baremo de Raven y el encontrado en la presente investigación.


Escala Especial

La composición del puntaje normal obtenido en la presente muestra se indica en la Tabla 2. El baremo correspondiente a la Escala Especial, forma cuaderno, colectiva, se indica en la Tabla 3. Este baremo se obtuvo producto de la aplicación de la mencionada escala a 2.210 escolares que tenían entre 5.5 y 11.5 años. La administración de la forma cuaderno se efectuó, como se señaló previamente, en forma colectiva, en una sala de clases del colegio. Durante su administración no se presentó ningún problema; por el contrario, el desarrollo de las diferentes situaciones problemáticas despertó un gran interés por parte de los escolares.

TABLA 2: Test de Matrices Progresivas de Raven. Escala Especial. Forma Cuaderno. Colectiva. Composición del Puntaje Normal de 2.210 niños de 5.5 a 11.5 años. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.


TABLA 3: Test de Matrices Progresivas de Raven. Escala Especial. Baremo Forma Cuaderno. Colectiva. Percentiles de Prueba Calculados Según los Puntajes Naturales de 2.210 Niños Chilenos de 5.5 a 11.5 años. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.

La Tabla 4 muestra la distribución porcentual de la muestra de escolares en cada una de las alternativas de los problemas de las respectivas series de la Escala Especial. En cada una de las series, se observa que los primeros problemas no presentan una gran dificultad para los escolares, a juzgar por el alto porcentaje de casos con respuestas correctas (sobre el 70%), no obstante el grado de dificultad va aumentando a medida que avanzamos en los problemas en cada una de las series. Es destacable el hecho que en el 33% de los escolares cuya capacidad intelectual correspondió al Rango V, Intelectualmente. Deficientes, en general, la alternativa 2 presentó una mayor frecuencia de respuesta, observándose "errores de perseveración" en las series Ab y B, afectando al 50% y 83% de las respuestas, respectivamente. La Figura 2 ilustra la distribución porcentual de los escolares en relación a los aciertos en cada problema de las respectivas series según rango de capacidad intelectual. Es interesante destacar que, en cada una de las series, los problemas que presentaron mayor dificultad para los educandos, fueron los mismos, en cada una de las categorías de capacidad intelectual.

TABLA 4: Test de Matrices Progresivas de Raven. Escala Especial. Forma Cuaderno. Colectiva. Distribución Porcentual de la Muestra de 2.210 Niños Chilenos de 5.5 a 11.5 años en Cada Una de las Alternativas de los Problemas de las Respectivas Series. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.

 Nota. S/R= sin respuesta. La alternativa correcta de cada problema se indica en asterisco.


Escala General

La composición del puntaje normal se presenta en la Tabla 5. El baremo obtenido para la Escala General autoadministrada y colectiva se muestra en la Tabla 6. La distribución en la escala percentilar incluye escolares que tenían 11.0 y 11.5 años y que por las razones antes expuestas respondieron esta escala. La Tabla 7 ilustra la distribución percentual de 2.048 escolares en cada una de las alternativas de los problemas de las respectivas series de la Escala General. En la Serie A, el porcentaje de casos con respuestas correctas superó el 60% en todas las alternativas, observándose una situación similar en la Serie B, con excepción del problema B-12. En las Series C, D y sobre todo en la E, el porcentaje de casos con respuestas correctas disminuyó ostensiblemente desde el problema 1 al 12 de la respectiva serie. En la Escala General se observó un bajo grado de "errores de perseveración" en comparación con la escala especial.  

TABLA 5: Test de Matrices Progresivas de Raven. Escala General. Forma Autoadministrada y Colectiva. Composición del Puntaje Normal de 2.003 niños de 11.0 a 18.5 años. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.

TABLA 6: Test de Matrices Progresivas de Raven. Escala General. Baremo Forma Autoadministrada y Colectiva. Percentiles de Prueba Calculados Según los  Puntajes Naturales de 2.003 Niños Chilenos de 11.0 a 18.5 años. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.

TABLA 7: Test de Matrices Progresivas de Raven. Escala General. Forma Autoadministrada y Colectiva. Distribución  Porcentual de la Muestra de 2.048 Niños Chilenos de 11.0 a 18.5 años en Cada Una de las Alternativas de los Problemas de las Respectivas Series. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.

          Nota. S/R= sin respuesta. La alternativa correcta de cada problema se indica en asterisco.

La Figura 3 muestra la distribución porcentual de los escolares en relación a los aciertos en cada problema de las respectivas series, según rango de capacidad intelectual. Al igual que en el caso de la escala especial, en cada serie, los problemas que presentaron mayor dificultad a los educandos fueron los mismos, en cada una de las categorías de capacidad intelectual. Al examinar las Figuras 2 y 3 llama la atención las manifiestas diferencias en las respuestas correctas de las series A y B, al comparar ambas escalas.  

Tiempo dedicado a responder el Test de Matrices Progresivas de Raven

La Tabla 8 muestra el promedio ± D.E. del tiempo dedicado a responder el Test de Matrices Progresivas de Raven, según rango obtenido en el mencionado test y tipo de escala aplicada. Se observa una directa y significativa asociación lo que implica que aquellos niños que tienen una alta capacidad intelectual demoran significativamente más tiempo en responder el test en relación a los otros rangos de capacidad intelectual. El tiempo promedio para resolver la prueba fue de aproximadamente 10 minutos para la Escala Especial y 30 minutos para la Escala General.

TABLA 8: Tiempo Dedicado a Responder el Test de Matrices Progresivas de  Raven Según Rango de Capacidad Intelectual y Tipo de Escala Aplicada. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987

Nota. Rango I= Intelectualmente superior; Rango II= Superior al Término Medio; Rango III= Término Medio; Rango IV= Inferior al Término Medio; Rango V= Intelectualmente Deficiente. Los resultados están expresados como media ± desviación estándar. El número de casos se indica entre paréntesis. Las medias con la misma letra no son significativamente diferentes al nivel de p< 0.05, según el Test de Scheffe. Las correlaciones son negativas, debido a que en el Test de Matrices progresivas de Raven, los rangos más bajos corresponden a los de mayor capacidad intelectual.

Validez del Test de Matrices Progresivas de Raven

En lo que respecta a las interrelaciones observadas entre el Test de Matrices Progresivas de Raven y el Test de la Figura Humana de Goodenough, en la muestra total se observó una directa y significativa correlación, aunque baja, entre ambos tests (r = 0.202, p< 0.0001); la cual fue aumentando en la medida que aumenta el Curso (I Año Básico r = 0.214; p < 0.0001; II Año Básico r = 0.326; p < 0.0001; IV Año Básico r = 0.297, p < 0.0001; VI Año Básico r = 0.349, p < 0.0001; VIII Año Básico r = 0.248, p < 0.0001 y I Año Medio r = 0.335, p < 0.0001).

La Tabla 9 presenta las correlaciones encontradas entre capacidad intelectual medida a través del Test de Matrices Progresivas de Raven y el rendimiento escolar en Castellano y Matemáticas, en la muestra total de escolares y según curso. Se observa una asociación directa y significativa entre estas variables, aumentando la correlación a medida que ascendemos en el Sistema Educacional. La Figura 4 ilustra la relación existente entre rendimiento escolar en Castellano y Matemáticas y la capacidad intelectual de los escolares, considerando para el rendimiento escolar aquellos valores £ al P25 y ³ al P75, es decir se comparan los quartiles extremos, igual que para la capacidad intelectual (Rangos 4 + 5 y 1 + 2). Se observa una asociación altamente significativa ya que el riesgo relativo (RR) es aproximadamente 8, lo que implica que la probabilidad de un escolar que tiene capacidad intelectual inferior al término medio o intelectualmente deficiente de obtener un bajo rendimiento escolar (£ P25) es 8 veces mayor en relación a aquellos que tienen una capacidad intelectual superior al término medio y superior. Por otra parte, es destacable el hecho que en ambas disciplinas, aproximadamente el 90% de los escolares con rangos de menor intelectualidad (Rangos IV y V) obtienen un deficiente rendimiento escolar (£ P25).  

TABLA 9: Coeficientes de Correlación de Pearson Entre Capacidad Intelectual (Test de Matrices Progresivas de Raven) y Rendimiento Escolar en Castellano y Matemáticas de Escolares Chilenos de Educación Básica y Media en Relación al Curso. Región Metropolitana. Chile. 1986-1987.

Nota. Las correlaciones son negativas, debido a que en el Test de Matrices progresivas de Raven, los rangos más bajos corresponden a los de mayor capacidad intelectual.

          *** p< 0.0001

Confiabilidad del Test de Matrices Progresivas de Raven

Tal como se indicó previamente, se efectuó un retest el año 1989 en 468 escolares del área rural de la Región Metropolita

Participar en el Foro

 1..3 de 3 Opiniones

  1. anonimo » sirplay1hotmail.com19:29 Horas, 15/11/2010


    tengo una intriga yo me hice el test raven cuando tenia 17 me dio percentil 90 ¿q significa eso es c.i ? habia respondido mal 2 de los ejercicios del test

  2. Antonio » atorres1111hotmail.com21:15 Horas, 5/6/2010


    Sòlo en tèrminos cuantitativos el percentil 5 corresponde a un C.I.entre 65-75 puntos. No puedes evaluar desempeño intelectual global en un cuadro de Down sòlo con la prueba Raven, debes considerar una escala Wechsler, ademàs de un estudio particular del caso. Antonio.

  3. Adriana » adriavitalihotmaiul.com11:29 Horas, 31/5/2010


    Quisiera saber un joven con Sindrome Down que arroja en el test de Raven un resultado correspondiente a al percentil 5, a que CI corresponde?


Página [1]