Escuela para padres
Sesión 16: Autoestima
Talleres y Dinámicas
Anónimo Jueves 20 de Septiembre del año 2007 / 13:35

ESCUELA DE PADRES/MADRES          SESIÓN Nº 16

TEMA : AUTOESTIMA (1)
OBJETIVOS :
  • Profundizar en la importancia del autoconcepto positivo en la educación de los hijos

  • Analizar los comportamientos de los padres que refuerzan el autoconcepto positivo y negativo en los hijos.

METODOLOGÍA :

1.- Comentarios y dificultades del grupo en relación con la tarea para casa de la sesión anterior ( anotar aspectos positivos de los hijos observados en la semana y las veces que se las han expresado )

( Tiempo : 15’ )

2.- Presentación del efecto "Pigmalión" y la Profecía de la Autorrealización, así como las características de los " padres Pigmalión " según texto adjunto.

( Tiempo : 10’ )

3.- Entrega de la "Carta al padre" de Kafka, y el cuestionario para trabajo en grupos.

( Tiempo : 40’ )

4.- Puesta en común

( Tiempo : 25’ )

Bibliografía :
  • "¿Cómo organizar una Escuela de Padres?" – JJ Brunet y Jose Luis Negro –Ed. San Pío X – Madrid 1.994

1. Introducción: "El efecto Pygmalión"

Las personas pueden tener una influencia extraordinaria sobre los demás, hecho del cual no se es consciente con frecuencia. Los psicológicos han demostrado que sólo la expectativa puede influir en la conducta de los otros. Ese fenómeno ha sido denominado la Profecía de la Autorrealización o el Efecto Pygmalión. La gente a veces se convierte en lo que otros esperan que se convierta.

La idea de que la expectativa de una persona puede influir en la conducta de otro ha sido una suposición de sentido común durante mucho tiempo. El Pygmalión de la historia fue un príncipe de la mitología griega y romana que esculpió en marfíl una estatua de mujer ideal. Tan hermosa y tan natural fue su creación que se enamoró de la estatua. La creencia en su amor hizo que la estatua adquiriera vida. Una versión moderna de este mito podemos contemplarla en la película "Pretty Woman".

En el mundo de la educación hay muchos padres capaces de formar hijos seguros de sí mismos, con confianza en sí mismos, y estimular su autorrealización. ¿Cuál es su secreto?.

Los padres que son Pygmaliones positivos tienen una serie de características personales, que pueden sintetizarse en las siguientes:

  1. La confianza en sí mismos y en lo que están haciendo.

  2. La confianza en su capacidad para contribuir a la educación de sus hijos, estimularlos y motivarlos.

  3. La capacidad para comunicar a sus hijos que sus expectativas son realistas y realizables. Si se estimula a los hijos a esforzarse por alcanzar metas inalcanzables, es probable que renuncien a sus intentos y obtengan resultados más bajos de los que pueden obtener.

  4. La convicción de que los hijos pueden aprender a tomar decisiones por sí mismos y a desarrollar la iniciativa. De este modo les motivan para tomar decisiones e iniciativas, esperando de ellos lo mejor, y no lo peor.

  5. La capacidad para estimular a sus hijos a través del premio que procede del éxito mismo de lo que hacen y de reconocer sus habilidades y destrezas y valorarlas.

1. Carta al padre

"Para el niño que yo era, todo lo que me gritabas era positivamente un mandamiento del cielo: no lo olvidaba nunca, y aquello era para mí, en adelante, el criterio más importante de que disponía para juzgar al mundo, y, sobre todo, para juzgarte a ti: en esto fallabas por completo. De niño te veía principalmente durante las comidas, y la mayor parte de tu enseñanza consistía en la manera de instruirme a la hora de comer con educación. Había que comer de todo lo que se sirviera y abstenerse de hablar de la calidad de los manjares: pero con frecuencia sucedía, que encontrabas la comida incomible, y decías que los alimentos eran bazofia, que habían sido estropeados por aquella idiota (la cocinera). Como tenías un enorme apetito y una peculiar propensión a comerlo todo muy caliente, con rapidez y a grandes bocados, el niño tenía que darse prisa. Reinaba durante la comida un silencio lúgubre, interrumpido por tus advertencias: "Primero come, ya hablarás después", o bien: "más de prisa, más de prisa, más de prisa": o bien: "ya hemos terminado hace mucho". Uno no tenía derecho a sorber el vinagre, tú sí. Era esencial cortar limpiamente el pan; pero tú lo cortabas con un cuchillo manchado de salsa, y no tenía importancia. Ni una sola migaja debía caer al suelo; pero era precisamente debajo de tu sitio donde más había. Durante la comida, uno no debía preocuparse más que de comer; pero tú te limpiabas las uñas, te las cortabas, sacabas punta a los lápices, te limpiabas los oídos con un palillo. Por favor, padre, entiéndeme bien; todas estas cosas eran detalles sin importancia, que sólo se me hacían agobiantes en la medida en que tú, que tan prodigiosa autoridad tenías a mis ojos, no respetabas las leyes que me imponías.

"De aquí resultó que el mundo se dividió en tres partes: una, aquella en que yo vivía como esclavo, sometido a leyes que habían sido inventadas sólo para mí, y que, por añadidura, nunca podía cumplir satisfactoriamente, sin saber por qué; otra, que me era infinitamente lejana, y en la cual vivías tú, ocupado en gobernar, en dar órdenes y en irritarte porque no se cumplían; por último, la tercera, en la que los demás vivían dichosos, exentos de órdenes y de obediencia".

"Cuando emprendía algo que te desagradaba y tú me amenazabas con un fracaso, mi respeto a tu opinión era tan grande que el fracaso era inevitable, aún cuando no debiera producirse hasta más tarde. Perdí toda confianza en mis propios actos; me tornó vacilante, indeciso. A medida que me iba haciendo mayor iba aumentando el material que podías oponerme como prueba de mi escasa valía. Poco a poco, los hechos te dieron razón en ciertos aspectos".

"No recuerdo que jamás me hayas injuriado de manera directa ni con palabras realmente gruesas...".

"Tenías una confianza especial en la educación por la ironía, que, por lo demás, armonizaba mejor con tu superioridad frente a mí. En tu boca, una reprimenda cobraba generalmente esta forma: ¿No puedes hacer eso de tal o cual forma? ¿Es pedirte demasiado, supongo? ¡Claro, no tienes tiempo para ello!, y así sucesivamente. Cada una de estas frases iba acompañada por una risa y una cara avinagrada. Uno se sentía ya, en cierto modo, castigado antes de saber que había hecho algo malo".

"También es verdad que puede decirse que nunca llegaste a pegarme de veras. Pero tus gritos, tu rostro congestionado, tu apresurada manera de quitarte la correa y disponerla sobre el respaldo de una silla. Todo esto era casi peor que los golpes. Era como cuando un hombre está a punto de ser colgado. Si se le cuelga de veras, muere y todo ha concluido. Pero si se le obliga a asistir a todos los preparativos para colgarle, si no se le comunica la noticia del indulto hasta que el nudo pende ya sobre su pecho, puede que tenga que sufrir por ello toda la vida. Para colmo, la suma de todos los momentos en que, según la opinión que manifestabas claramente, yo había merecido golpes, a los que sólo había escapado por tu misericordia, hacía nacer en mí, una vez más, una gran conciencia de mi culpabilidad. Desde todas partes caía en falta contra ti".

Franz Kafka

PROGRAMA HIRUSTA - ESCUELA DE PADRES

Después de leer la " Carta al padre " de Kafka

1.- Señala, revisando tu vida, 2 personas ( padres, pareja, amigos, jefes...) o situaciones que te hayan aportado inseguridad o falta de confianza en tí mismo:

_________________________________________________________

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Y, por el contrario, otras 2 personas o situaciones que te hayan infundido confianza en tí mismo :

_________________________________________________________

_________________________________________________________

_________________________________________________________

2.- Con respecto a tus hijos,

* Haz una lista de frases que más a menudo usas con ellos y que puedan tener una influencia positiva o negativa en su autoestima :

Positivas

Negativas

___________________________

___________________________

"Muy bien. así se hace "

"Eres el tesoro de la casa"

___________________________

___________________________

___________________________

___________________________

"Eres un inútil" " ¡Manazas! "

" Ya te lo había avisado"

___________________________

___________________________

* ¿ Sueles utilizar gestos o expresiones no verbales que infunden confianza a tus hijos ? ¿ Y desconfianza ? Di cómo

_________________________________________________________

_________________________________________________________

_________________________________________________________

* Indica actuaciones concretas que has tenido y han influido positiva o negativamente en el cambio de conducta de tus hijos :

_________________________________________________________

_________________________________________________________

_________________________________________________________



Participar en el Foro